Javier Sierra

 

TRAS LOS PASOS DEL MAESTRO DEL PRADO

 

Por: Odette Ferré

 

En esta ocasión, nuestro invitado es el escritor español Javier Sierra, único autor español de su generación que figura en el top ten del New York Times de libros más vendidos en Estados Unidos y con obras traducidas a más de cuarenta idiomas. Periodista, investigador y escritor, ha publicado importantes novelas entre las que sobresalen La Dama Azul, El Ángel Perdido y La Cena Secreta.  Hace algunos días en el Gimnasio Moderno de Bogotá, ante un nutrido grupo de seguidores y admiradores, el autor develó algunos de los misterios que se esconden en su más reciente obra El Maestro del Prado y Las Pinturas Proféticas. Estuvimos conversando con él y esto fue lo que nos contó.

"Busco personas creíbles que cuenten cosas increíbles"

Qué queda de ese joven de Teruel que, un buen día, decidió partir a Madrid para comerse el mundo? Queda mucho. Javier Sierra conserva intactas su capacidad de asombro, su sensibilidad y su curiosidad.  A pesar del éxito cosechado a lo largo de los últimos diez años, en los cuales ha logrado posicionarse como uno de los mejores y más leídos escritores de su generación, su forma de ser dista mucho de la de un escritor “vedette“. Sencillo, accesible, disponible, el escritor, amante de la música de Vangelis, consiente sin reparos a nuestra entrevista con la mejor disposición.

La primera vez que vino a Colombia, Javier Sierra lo hizo en calidad de invitado de la Feria Internacional del Libro de Bogotá. Ya han transcurrido dos años y hoy vuelve, en medio de una maratónica gira por América Latina, para presentar el libro del que todo el mundo habla: El Maestro del Prado y Las Pinturas Proféticas, éxito de ventas en España.

 

"Julio Verne ha sido mi  guía literario hasta hoy"

En Teruel, su tierra natal, pequeña población aragonesa enclavada en la cima de una montaña, a la edad en que los niños soñaban con viajes a tierras lejanas, con super héroes de leyenda y con caballeros medievales, el pequeño Javier se dejaba llevar a otros mundos de la mano del escritor francés Julio Verne, autor de una serie de libros fantásticos y proféticos como De la Tierra a la Luna, La Isla Misteriosa o Viaje al Centro de la Tierra y del escritor británico H.G. Welles, autor entre otras de la mítica La guerra de los Mundos. Las historias de estos autores calaron tan profundamente en su pequeño ser, reforzando de paso su fascinación por el mundo de lo oculto, de lo sobrenatural, de lo desconocido. Todo se consolidó cuando también se adentró en los grandes clásicos de la literatura,  que según el autor,  son obras llenas de misterio. Allí, en su querida Teruel, el destino del futuro escritor ya estaba trazado. Quizá también, la fabulosa historia sobre la creación de su ciudad había contribuído a su admiración por lo fantástico y lo misterioso. Cuenta la leyenda que “los adalides del rey Alfonso II de Asturias (Sancho Sánchez Muñoz, Blasco Garcés de Marcilla, Pedro Álava y otros), al conquistar la fortaleza de Teruel, encontraron un toro bravo a quien iba siguiendo desde el firmamento una estrella muy brillante. Toro y estrella que Sancho había visto en sueños, merced a una inspiración divina, fueron las señales que le habían de marcar el sitio donde había de establecer la nueva población”.

A los doce años, el futuro escritor tenía su propio programa de radio, dirigido a una audiencia infantil. A los dieciséis, Javier Sierra experimentó su primer evento de tipo paranormal en la montaña de Montserrat en Barcelona, cuando la “misteriosa luz”, documentada por San Ignacio de Loyola, los sobrevoló durante algunos segundos a él y unos amigos que le acompañaban aquel caluroso 24 de julio de 1987.  Esa experiencia le confirmó lo que él ya sabía, tanto que merecía la pena dedicarle su vida.  A  los diecinueve llegaba a la capital para iniciar sus estudios de periodismo en la Universidad Complutense de Madrid. Y allí, en medio de la ciudad, en los fríos y solemnes pasillos del Museo del Prado, se forjaría la fantástica historia detrás del libro El Maestro del Prado.

En este imponente templo del Arte,  Javier solía pasar la mayor parte de su tiempo libre, contemplando, descubriendo y disfrutando de las piezas maestras de Goya, Velásquez, El Bosco, Rafael, El Greco, Tiziano y demás artistas, cuyas obras cuelgan silenciosas en sus muros, como testigos mudos del inexorable paso del tiempo.

Antes de convertirse en escritor de novelas, Javier tuvo una vida como periodista, uno de naturaleza muy inquieta, que siempre estaba buscando el más pequeño indicio para entender los enigmas y misterios que tanto lo interpelaban. El periodismo le dio las herramientas necesarias para operar la transición de quien formula preguntas a quien propone respuestas y con ello, de paso, cerrar un círculo intelectual, que de no haberse operado, le hubiese generado una profunda insatisfacción.

 

"Los cuadros no son para mirarlos, son para sentirlos"

En el 2004, publica La Cena Secreta, su primera aproximación a la Historia del Arte, indagando sobre las verdaderas motivaciones que se esconden en esta obra maestra de Leonardo da Vinci. Su segunda incursión en los territorios del Arte la hace con su última novela, El Maestro del Prado, “donde lo verdaderamente importante  son los cuadros y lo que tienen que decirnos; la trama está al servicio de ese mensaje de las obras de arte”.  En esta novela, Javier Sierra nos invita a detenernos frente a una selección de cuadros, que fueron utilizados, en la época en que fueron pintados, como ventanas al más allá. “Fue la manera en que los artistas lograron hacer visible lo invisible, buscando generar una reacción de trascendencia en quien contemplara la obra”; en ello se resume para el escritor, no sólo la esencia del Maestro del Prado, sino la esencia misma del Arte, “pues este nace de una necesidad primordial del alma humana”...  La selección de cuadros propuesta por Javier Sierra para entrelazar los hilos conductores de su novela, hacen parte de la colección del Rey Felipe IV de España (último rey de la Casa Austria). Para el autor, “este rey en particular tenía una gran sensibilidad y unos gustos exquisitos. Fue un rey con quien me he tropezado a lo largo de mi trayectoria literaria y a quien le tengo un cierto afecto”. Felipe IV de España reunió la mayor colección de obras que hoy se pueden contemplar en el Museo del Prado, además de ser mecenas de muchos artistas, entre los cuales se destaca el famoso pintor de las Meninas, Velásquez.

 

"El Arte nace de una necesidad primordial del alma humana"

Para recrear esta novela, al igual que el resto de sus libros, el escritor se sometió a un riguroso proceso de investigación que lo llevaría a visitar bibliotecas, expertos en historia del arte, curadores y conservadores.  Este libro no sólo es una novela de misterio, sino un relato áutobiográfico. Pero quién es en realidad el Maestro del Prado?  Es el personaje misterioso, lúcido, amante del Arte y de sus laberintos algunas veces insondables, protagonista de un encuentro fortuito del autor en las salas del Museo del Prado; aquel que se cruzó en el camino de Javier cuando iniciaba sus estudios de periodismo y se bebía a sorbos su recién estrenada vida de adulto. Fue él quien enseñó al escritor a leer un cuadro y le mostró la manera de percibir el arte.  Y así como apareció se desvaneció sin dejar ningún rastro.  Quizá ahora, con la aparición de este libro, el Maestro del Prado vuelva a manifestarse tan misteriosamente como lo hizo aquella vez hace más de veinte años..

 

 

JAVIER SIERRA Y EL PEQUEÑO CUESTIONARIO DE PROUST
 

Principal rasgo de su carácter                        LA TENACIDAD
Lo que aprecia de sus amigos                        LA  FIDELIDAD
Cualidades que prefiere en un hombre           CLARIDAD EN EL USO DE LAS PALABRAS
Cualidades que prefiere en una mujer            LA  SINCERIDAD
Su Principal defecto                                       LA TENACIDAD
Qué otra cosa le hubiera gustado hacer         DIBUJAR Y  SOBRE TODO COMPONER    
Su compositor preferido                                 VANGELIS
Su idea de la felicidad                                    CUMPLIR  MI  MISION
Héroe de ficción que admire                           TINTIN
Don de la naturaleza que le gustaría tener     LA VISION DEL AGUILA
Su mayor temor                                             NO SABER EL MOMENTO EN QUE MUERA
Misterio que le gustaría le fuera revelado       DE DONDE VENIMOS
El estado actual de su espíritu                       SERENO

Foto de inicio de Cruccone©

 

Timandra Magazine No.1

Queda prohibida la reproducción total y/o parcial de esta publicación por cualquier medio o procedimiento sin autorización previa, expresa y escrita de los titulares del Copyright y/o editor, bajo las sanciones establecidas en las leyes.  Los artículos así como su contenido, su estilo y las opiniones expresadas en ellos, son responsabilidad de los autores y no necesariamente reflejan la opinión de Timandra Magazine.