El arte de la Etiqueta

 

Si tenemos en cuenta el momento social de cada época, vemos como las prioridades e intereses de la sociedad cambian.

Por:  Marcela Barragán-Boitard  

Profesional en Relaciones Internacionales de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, consultor de etiqueta y protocolo internacional certificada del prestigioso The Protocol School of Washington. Formación para mujeres empresarias WMCA en Montreal. Fundadora y directora de la escuela de etiqueta y protocolo Social Charmer. Con experiencia como consultor de etiqueta y protocolo empresarial en Davivienda. Profesor titular de la cátedra de acción diplomática de la facultad de relaciones internacionales y ciencia de acción diplomática de la facultad de relaciones internacionales y ciencia política de la Universidad del Rosario. Profesor titular de imagen profesional de la Universidad del Rosario. Seminarista y conferencista en Conequipos Ing. Jefe de alojamiento del hotel Tequendama, Ministerio de Relaciones Exteriores en la toma de Posesión Presidencial 2010-2014. En la actualidad se desempeña como docente de la Cátedra Diplomacia y protocolo en la Escuela militar de cadetes José Maria Córdoba.

Gran desconocida para muchos, durante mi estadía en Montreal explicaba que me dedicaba a la enseñanza del protocolo y la etiqueta: ¿ética? Me preguntaban algunos.

No es de extrañar que algunas culturas sean más suceptibles de mandar al olvido todas esas enseñazas, que generalmente vienen desde casa.

Si tenemos en cuenta el momento social de cada época, vemos como las prioridades e intereses de la sociedad cambian.

En los 50’s, fueron muy populares los denominados Charm Schools para señoritas, en donde se enseñaba a sentarse, maquillarse, conversar, servir el té y caminar erguidas con el libro en la cabeza.

Entre los tesoros de esa época se encuentran capítulos sobre como debe conducirse una dama cuando está sola, contrastando posteriormente con la rebeldía de los 60 s, la liberación femenina y el hippismo. Entonces, cuál es el rol de la etiqueta y el protocolo en el siglo XXI?

Hablemos entonces de una etiqueta contemporánea y universalmente aceptada, recordemos que hoy el mundo está ¨conectado¨ y lo que sucede en un extremo del mundo en cuestión de segundos puede ser visto en otras latitudes.

El reto está claro: cómo hacer entender a las generaciones actuales que el saber estar, el buen comportamiento y los modales apropiados siempre continúan vigentes, en una sociedad en donde los malos comportamientos divierten, se vuelven virales y se imitan.

En los últimos 5 años, las publicaciones de libros sobre este tipo de temas han aumentado en el mundo. Creo que las razones resultan más que obvias.

En charlas con adolescentes y jóvenes adultos existe gran acogida a este tipo de temas, abordados de una manera dinámica y acorde con los tiempos y la sociedad moderna.

Entonces hablamos de nuevos modales para tiempos modernos? La respuesta es si.

Sin embargo, muchas de las reglas de etiqueta que continúan vigentes tienen su antecedente histórico, que se ha transformado durante el paso del tiempo pero nos deja un legado.

En la actualidad, las empresas dan un puntaje muy elevado en la selección de personal a las llamadas habilidades blandas, es decir todas aquellas cualidades que tenga el aspirante a un puesto, tales como conocimiento de etiqueta empresarial, social, liderazgo, cualidades artísticas o talentos.

¿La nueva etiqueta o es reciclada?

Los tiempos modernos con su afán de tecnología nos dejan muchos tragos amargos, como, y pongo como ejemplo clásico a ese invitado indeseado que llega a todas partes: ¡el celular!, elemento imprescindible en la sociedad de hoy. Entonces nuevas tecnologías dan origen a nuevas reglas de la etiqueta, por supuesto que si.

Seamos optimistas y pensemos que ya hay un deseo de cambio, de volver a prestar atención a detalles que pueden parecer insignificantes pero que marcan toda una diferencia. Tener buenos modales se roba el protagonismo en el mundo moderno; saber comportarse a la altura de las circunstancias, ser paciente, puntual, ir bien vestido, saber presentarse, saber conversar y saber comer son sólo algunos de los objetivos de nuestra formación.

Porque la etiqueta es divertida y muy útil, demos la bienvenida a los nuevos modales del siglo XXI.

 

Para conocer más sobre este interesante tema los invitamos a visitar la página de nuestra invitada en el siguiente  enlace

Todas las fotos son cortesía de Marcela Barragán-Boitard© 

 

Timandra Magazine No. 6

Queda prohibida la reproducción total y/o parcial de esta publicación por cualquier medio o procedimiento sin autorización previa, expresa y escrita de los titulares del Copyright y/o editor, bajo las sanciones establecidas en las leyes.  Los artículos así como su contenido, su estilo y las opiniones expresadas en ellos, son responsabilidad de los autores y no necesariamente reflejan la opinión de Timandra Magazine.