Bruno Gillot y Olivier Hanocq

Los reconocidos chefs franceses Bruno Gillot y Olivier Hanocq estuvieron en Colombia compartiendo sabrosas recetas con los alumnos de la Escuela de Gastronomía Mariano Moreno y con el público en general. Sus clases fueron un derroche de carisma y savoir faire.

Por: Odette Ferré  

 

 

El comienzo

Londres. Transcurrían los años noventa y el joven chef Olivier Hanocq soñaba con viajes y aventuras; conocer Suramérica, pero sobre todo Argentina, inspirado por el gran pintor Miguel D'Arienzo, cuya obra acababa de descubrir en la céntrica Galería Durini. El estilo del artista con influencias amerindias y europeas lo sedujo inmediatamente. Su primera parada fue México, donde permaneció algún tiempo, alimentando ese anhelo de partir al sur del continente con su mochila cargada de sueños. 

París. Transcurrían los años noventa y otro joven chef, Bruno Gillot, perfeccionaba sus conocimientos y destrezas en uno de los templos de la gastronomía francesa, el famoso restaurante Fouquet's sobre los Campos Elíseos. Los viajes eran una parte esencial en su vida, pues a su corta edad ya había trabajado en Bélgica y en Arabia Saudita. El azar, quizás el destino lo llevarían algunos años más tarde a Argentina, gracias a quien se convertiría en uno de sus mejores amigos, el chef argentino Tommy Perlberger quien había llegado al Fouquet's para hacer una pasantía. 

Buenos Aires. Transcurrían los años noventa y estos dos jóvenes y talentosos chefs, pasteleros y panaderos por vocación y tradición aterrizaban en la ciudad porteña. Cada uno había decidido permanecer una corta temporada en el país austral. Después de esta "parenthèse enchantée", Olivier continuaría su viaje por Suramérica y Bruno regresaría a Francia. 

 

El Encuentro

Buenos Aires. Transcurría el año 1997 y la chef argentina Dolli Irigoyen había invitado a Bruno a participar con ella en la Feria del Libro. Olivier se encontraba en el público. Nuevamente el azar, quizás el destino los reuniría por primera vez después de la conferencia, alrededor de un humeante y exquisito café para compartir sus experiencias de vida.  Ese día nacería una amistad profesional,  pero más que nada una gran amistad. Bruno y Olivier se dieron cuenta que a nivel gastronómico podían hacer muchas cosas en Argentina y la corta temporada que pensaban pasar en este país se convirtió en diesciseis años.

La consagración

Durante este tiempo se asociaron y crearon en el 2005 la panadería L'Épi, que hoy es una de las más afamadas de la ciudad. Para los chefs, el éxito radica en la calidad del producto. Este es fabricado a la manera antigua con masa madre, preparado en un horno de leña de algo más de cien años de antiguedad y tiene como referencia a una de las panaderías más emblemáticas de Paris, la Boulangerie Poilâne de la rue du Cherche-Midi.

Luego vendrían los programas de televisión en la cadena El Gourmet, donde las emisiones  Francia y sus quesos, Bon appétit y Catering casero seducen cada vez más una mayor audiencia. Para los chefs es muy importante sentir que los televidentes les invitan a sus casas. El carisma y el savoir faire se han convertido en sus mejores cartas de presentación y en el éxito de sus programas. Para el 2014 nos preparan una nueva serie de emisiones.

Las clases en Colombia fueron una idea de Olivier quien un buen día le propuso a Gilles Brun, chef francés radicado en Argentina, director académico de la Escuela de Gastronomía Mariano Moreno de Buenos Aires, de organizar una serie de cursos en las sedes de la Escuela en Colombia. Esta es la segunda vez que vienen al país y están seguros que no será la última. Aún les queda mucho por descubrir... y a los amantes de la cocina les queda mucho por aprender de la mano de estos dos chefs.

Todas las fotos son de Timandra Magazine ©

 

Timandra Magazine No. 4  

Queda prohibida la reproducción total y/o parcial de esta publicación por cualquier medio o procedimiento sin autorización previa, expresa y escrita de los titulares del Copyright y/o editor, bajo las sanciones establecidas en las leyes.  Los artículos así como su contenido, su estilo y las opiniones expresadas en ellos, son responsabilidad de los autores y no necesariamente reflejan la opinión de Timandra Magazine.